25 de Mayo: programa de limpieza en la zona bajo riego elevará casi al 100 por ciento la eficiencia del sistema

El titular del Ente Provincial del Rio Colorado (EPRC), doctor Enrique Schmidt, profundizó detalles de los trabajos de limpieza y sistema de riego en la zona de la comarca veinticinqueña, hecho que potenciará y elevará casi al ciento por ciento la eficiencia del mismo.

El funcionario ofreció un pormenorizado informe de los efectos que tendrá la decisión del Ministerio de la Producción del cual depende el Ente, de incluir tal servicio como parte de la estrategia anual para eficientizar la entrega del recurso a los productores. Schmidt, en consonancia con el pensamiento del titular de la cartera de Producción, Ricardo Moralejo, consieró que no es una casualidad sino una causalidad el hecho de que numerosas empresas vitivinícolas y forrajeras hayan apuntado a la zona como lugar de asentamiento para desarrollar emprendimientos de envergadura.

“El EPRC, dentro del esquema de trabajo durante la época de primavera, estival y parte del otoño se dedica pura y exclusivamente a la distribución del agua. Cuando se acerca el invierno, y debido a que los cultivos entran en esencia, se corta el regadío en el puente dique para comenzar a limpiar y repasar todos los canales para que queden en condiciones óptimas para la próxima temporada de utilización. En ese lapso repasamos una superficie de 44 kilómetros y lo que hicimos durante esta última gestión fue en el acondicionamiento del puente, específicamente en una infraestructura que no estaba en funcionamiento en el cien por ciento”, explicó.

Merced a los trabajos de ingeniería y reparaciones el puente, ahora, logró una operatividad del 99 por ciento según las estimaciones del funcionario. “Aún nos falta un porcentaje, será importante completarlo a futuro si las condiciones presupuestarias lo permiten. También se trabajó en la reparación y acondicionamiento de todas las compuertas del sistema de riego, si bien no llegamos a completar el cien por cien es muy bajo el número de puertas que quedan para reparar”, prosiguió.

Como una de las consecuencias inmediatas, además, quedó la puesta en marcha de la producción El Sauzal, que está en el medio del sistema de riego. La movida significó también el sensible mejoramiento del sistema de represas y, como consecuencia, el aumento de la velocidad de traslado del agua permitiendo la expulsión de todos los excedentes de sedimentos existentes en el canal matriz y muchas áreas del sistema de riego en los 44 kilómetros.

“Esto llevó a que las áreas de repaso de canales tengan mucho menos dificultades a la hora de la limpieza, eso llevó a que acortemos el periodo de apertura de la entrega de agua puesto que antes lo hacíamos en octubre y ahora estamos en condiciones de hacerlo en la primera quincena de agosto es decir, los regantes tendrán el recurso antes del tiempo histórico”, afirmó.

El anticipo favorece, dijo, “a todos los cultivos de hortaliza, porque el sembradío temprano permite una disponibilidad de comercialización distinta entre temporadas, caso contrario los productores quedarían en desventaja competitiva. La misma consecuencia tiene además para el productor de alfalfa y de maíz. Haber logrado la eficiencia del sistema permitió sumar competitividad a los productores”, sostuvo.

Horas atrás desde el EPRC se anticipó el corte del servicio de regadío, para dar inicio con la limpieza y ordenamiento del sistema a cargo de la Dirección de Obras. Los trabajos también incluyeron la limpieza de unos 120 kilómetros de drenaje; al aumentar la velocidad de ingreso se aumentó la velocidad de salida permitiendo bajan en forma notoria los niveles de salinidad en el agua. “Esto que hicimos nos asegurará la eficiencia del sistema de riego para los próximos cuatro años, ésta es la estrategia de la producción bajo riego y es una estrategia que favorece al productor que sabe de antemano que la entrega de agua estará asegurada en ese periodo”, explicó.

Una cuestión no menor surge como resultante favorable desde el punto de vista económico financiero porque, a través de esta tarea, se ahorrará el trabajo de maquinarias y personas: “había áreas que necesitaban un repaso de 14 o 15 veces por año, este año no sucederá así porque la velocidad del agua hizo que no se depositaran los sedimentos. Entonces, no hay gasto de combustible ni de horas/hombre, por eso hacemos hincapié en que esto debe perdurar en tiempo como política o gestión”, concluyó.

Anuncios