Miguel Angel Fosati, titular de la empresa, afirmó que su plan en La Pampa es «arrancar con entre 250 y 300 trabajadores y tener 1.300 en 9 años».

«Mi sueño es mudar toda la planta a Santa Rosa», confesó el dueño de la fábrica de Calzados John Foos, Miguel Angel Fosati, quien actualmente se encuentra en negociaciones para comprar el predio de la ex planta Calzar, ubicado en el Parque Industrial de la capital pampeana.

En un contexto en el que 39 mil operarios de la industria del calzado perdieron su trabajo en el último año, 19 empresas internacionales dejaron de producir y las pocas fábricas que quedaron funcionan a menos del 50 % de su capacidad, un industrial quiere comprar la planta de Alpargatas-Calzar de Santa Rosa, La Pampa, y está cerrando la negociación para adquirir la marca Flecha, también en manos de Alpargatas, según consignó el medio BAE Negocios.

Se trata de Miguel Angel Fosati, el dueño de John Foos, un industrial de raza. «Si bien arrancó como periodista y locutor, en 1980 instaló una fábrica de calzados en Haedo y desde 1984, comenzó a producir zapatillas vulcanizadas John Foos. En 1999, mudó su fábrica a Beccar. Hace 35 años que produce y construyó una marca histórica gracias a aplicar el «just in time». No tiene stock, fabrica a pedido. Hoy produce un millón de pares de zapatillas al año», reseñó el diario porteño.

Desde Estados Unidos, Fosati señaló que «a los industriales nunca nos vas a ver en el suelo, siempre tendremos buenos fierros y equipamiento, hablo desde la desesperanza, hoy no puedo ni exportar. Pero me estoy preparando».

En ese sentido, reveló que su «sueño es mudar toda la planta a Santa Rosa» y «arrancar con entre 250 y 300 trabajadores y tener 1.300 en 9 años». De todas maneras, fue cauteloso y afirmó que «todo depende de la política económica que venga, que vuelva a impulsar la producción nacional».

Ultimando detalles.

El dueño de la reconocida marca de zapatillas admitió que está ultimando los detalles para comprar la planta pampeana. Antes recorrió Catamarca, La Rioja, Tucumán, San Luis, donde los cierres dejaron sin trabajo a más de 1.200 personas.

«No se puede creer, Alpargatas me vendió el laboratorio completo con 27 equipos de primera tecnología. Eso un industrial nato, jamás lo vendería. Me perdí de comprar la textil de Catamarca por un día. Mi idea es mudar todo a La Pampa. En Beccar tengo una manzana y media a 7 cuadras de Libertador, los que laburamos somos un fastidio. En las intendencias, sólo quieren hacer torres», dijo Fosati.

La comunidad pampeana de Santa Rosa está en vilo, esperan que John Foos concrete la compra de la planta Calzar, que cerró Alpargatas en septiembre del año pasado. En ese momento, hubo 130 despidos. Hace casi diez meses que el complejo sigue cerrado. La buena noticia es que 90 ex trabajadores (36 aparadores y 54 cortadores) pasaron la prueba y serán reincorporados si llega a buen término la compra.

Apuesta a Fernández.

Fosati se mostró enojado con las políticas económicas que hicieron que la industria del calzado, como otros sectores, despidan tanta gente. «Si Mauricio Macri gana no sé cómo va a hacer para gobernar. Si ganan las elecciones Alberto Fernández y Cristina es lo mejor que nos puede pasar, por lo menos volverán a impulsar la producción. No se concibe el grado de pobreza que hoy se ve», puntualizó.

«No se puede hablar de un acuerdo Mercosur-Unión Europea, no estamos preparados con todos los impuestos que nos cobran. Hay que ponerse a trabajar, a producir, es la única salida para el país», sentenció.

Una ardua negociación

El pasado lunes LA ARENA dio a conocer que la empresa John Foos está en plena negociación para adquirir el predio donde se encontraba ubicada la fábrica de Calzar, que cerró sus puertas en septiembre del año pasado y despidió a 130 trabajadores. Sin embargo, hasta ese momento ambas partes no habían alcanzado un acuerdo debido a que la firma de Miguel Angel Fosati pretende abonar un monto inferior a la oferta realizada por la titular del inmueble.

La información fue confirmada a este diario por el ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, quien manifestó que las partes «están en negociación por la compra del predio».

De todas maneras, fue cauteloso a la hora de alimentar las expectativas y aclaró que se trata de «una negociación económica de privados». En ese sentido, explicó que en el proceso la empresa que podría desembarcar en la ciudad se esfuerza por negociar el precio ofertado por los dueños del predio y «comprar más barato».

Moralejo indicó que «hay que ver cómo termina. Están en una etapa de negociación, yo tengo la misma expectativa que todos, esperemos que se cierre y nos aliente».

«Lo más importante fue que la fábrica quedó muy conforme la prueba que le hizo a los empleados y que estaba toda la línea de producción intacta», remarcó el titular de la cartera de la Producción.

Anuncios