El intendente electo de Santa Rosa, Luciano di Nápoli, anticipó que sus primeras acciones de gobierno estarán orientadas a atender la grave crisis social que afecta a muchos sectores de la sociedad santarroseña, donde muchas personas cayeron en la indigencia en los últimos años, y a resolver el tema del transporte urbano.

Se quejó de que la gestión saliente no aprobó el organigrama de trabajo que propuso y anunció que tiene un proyecto para aprovechar la planta de Montenegro ubicada sobre la ruta 35.

Acompañado de su hijo Mateo, de 7 años, Luciano di Nápoli se acercó ayer a la mañana a Radio Noticias para mantener una entrevista a agenda abierta. Fue un extenso reportaje en el que se abordaron todos los temas de la agenda ciudadana y política actual, en el que se manifestó «contento y ansioso» de que llegue el martes 10 de diciembre para «empezar a ponernos a trabajar sobre nuestro proyecto de ciudad, que comenzó hace mucho tiempo y empezar a plasmar lo que uno sueña».

En Santa Rosa, el acto de asunción comenzará a las 21.30 y di Nápoli aprovechó la visita a Radio Noticias para convocar a los vecinos, «a los que me votaron y a los que no me votaron también», aclaró, a participar de la ceremonia. Según anticipó, jurará «Por la Patria y la Constitución», ya que si bien es católico, considera que no corresponde hacerlo sobre la Biblia, como es tan habitual en este tipo de actos.

Capricho.

Tras siete largos meses de espera, y de una transición agitada, «ya estamos a pasitos» de ocupar el cargo para el que fue elegido por la mayoría de los santarroseños, se entusiasmó. «El miércoles a las 7 estaremos en el despacho del intendente listos empezando la función, aunque no como quisiera porque la gestión saliente no nos ha aprobado el organigrama municipal que habíamos propuesto», se quejó. Es que un organigrama funcional «es una herramienta fundamental para empezar a funcionar y poner los secretarios y funcionarios en sus cargos» de acuerdo a la dinámica que quiere darle a su gestión. Al no tenerlo, deberá comenzar con el esquema que deja Altolaguirre.

«Nosotros se lo enviamos al intendente (Leandro Altolaguirre) y él lo envió al Concejo Deliberante, pero en el medio estuvo toda esta cuestión del convenio de Dagsa, de Sipos y demás, este capricho de Leandro Altolaguirre a 15 días de irse, entonces no hubo quórum en las comisiones y no trataron el convenio pero tampoco trataron el organigrama, con lo cual nos hemos quedado sin una herramienta que para nosotros es clave», reiteró.

Cuestión social.

El miércoles 11 de diciembre y tras algunas visitas protocolares, di Nápoli comenzará su gestión al frente de la administración y gestión de Santa Rosa. De todas las necesidades que tiene la ciudad, «el tema social» será el prioritario, según anticipó. «Tenemos un compromiso muy grande, al igual que (el presidente electo) Alberto (Fernández), con el tema social», definió.

Sus primeras medidas tendrán que ver «con empezar, no sé si a resolver pero sí a poner herramientas que puedan servir para darle soluciones a la gente, y a la gente que la está pasando realmente mal», definió. «Me desvela ver los niveles de indigencia que tenemos en Santa Rosa, nunca los vimos», sostuvo.

Si bien destacó la conciencia social que tiene la sociedad santarroseña, haciendo colectas de fin de año para ayudar a familias carenciadas, lo ideal sería «que no tuviéramos que hacer nada de esto», dijo al asegurar que «sueño con un país y una sociedad donde no se tenga que hacer nada de esto. Pero lo tenemos que hacer, más hoy en la situación en la que estamos», con un 36 por ciento de pobreza en el conglomerado Santa Rosa-Toay, un 40 por ciento de pobreza a nivel nacional, y 11.700 santarroseños en la indigencia.

«En ese sentido van a ir mis primeras acciones de gobierno», reiteró,

Transporte.

El transporte urbano será otro punto que demandará una atención prioritaria ya que, según dijo, «es una de las grandes preocupaciones» con la que llega al edificio municipal, máxime teniendo en cuenta que el 31 de diciembre vence un acuerdo firmado por la comuna con la empresa Autobuses Santa Fe para subsidiar el boleto urbano.

«En la primera semana de gestiones vamos a sentarnos con la empresa a ver cuál es el objeto de la empresa», si quedarse en la ciudad o abandonar el servicio. «Yo no estaría tan seguro», consideró ante el planteo periodístico de que la firma tiene más intenciones de irse que de quedarse, aunque advirtió que el servicio «no es eficiente».

La raíz del problema, recordó, fue el acuerdo del presidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional por el cual Argentina se comprometió a achicar el gasto público de la mano de varios ajustes, entre ellos la anulación de los subsidios a este tipo de servicios.

«Macri cede (ante el FMI) y le quita el subsidio, y es cierto que una empresa de transporte en el interior profundo vive de un aporte estatal, lo necesita», puntualizó.

Para paliar el impacto, el gobierno nacional creó un Fondo Compensador que distribuyó «más arbitrariamente de lo que se distribuía el subsidio», al punto que el mayor porcentaje de ese Fondo se quedó en Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires. Doble castigo para el interior».

-¿No se podría crear una Empresa Municipal de Transporte?

-Es una de las opciones. Lo que vamos a hacer es sentarnos con la empresa a evaluar costos y funcionamiento. Ver cuáles son las exigencias de la empresa y cuáles las del municipio, en un pie de igualdad. Si la empresa decidiera irse, hay que salir a buscar alternativas. Puede ser una Sapem (Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria), una privada mixta, una totalmente pública, o también puede ser una nueva licitación, porque no estamos en contra del privado. Si viene un privado y brinda un buen servicio, y gana dinero, me parece muy bien.

«La concesión es hasta el 2023, por lo menos hasta lo que me han dicho, porque no lo he podido ver al contrato. Hasta fin de año el municipio se ha comprometido a darle una suma de dinero para que pueda funcionar y pagar sus sueldos».

«Macri no solo nos sacó lo que nos sacó, sino que la Municipalidad está poniendo un dinero que podríamos destinarlo a otras cosas», reiteró.

Proyecto.

Sin brindar demasiados detalles, el intendente electo anticipó que en breve realizará un anuncio junto con funcionarios provinciales sobre un proyecto para aprovechar el predio y las instalaciones de la ex fábrica Montenegro, sobre la ruta nacional 35. Según deslizó, el destino sería utilizar el lugar para Planta de Transferencia de Cargas, es decir, el lugar donde los grandes camiones traspasan la carga a vehículos menores sin necesidad de ingresar a la ciudad para hacer ese traslado, algo que sí ocurre actualmente y genera problemas.

Anuncios