Los municipios de Santa Rosa y General Pico obtuvieron un incremento, en relación al año pasado, del índice de coparticipación para el ejercicio 2020. En el caso de la capital pampeana, el aumento fue de 0,62 puntos, mientras que para Pico fue de 0,3.

Los datos fueron suministrados por el Gobierno de la provincia de La Pampa a través del decreto Nº 343, publicado el pasado viernes. En la normativa, firmada por el gobernador Sergio Ziliotto y refrendada por los ministros de Economía, Ernesto Franco, y de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Daniel Pablo Bensusan, se dio a conocer el índice definitivo de Coparticipación que le corresponde a cada Municipalidad y Comisión de Fomento para el ejercicio del corriente año, en base a lo establecido por la ley 1.065.

En ese sentido, la Municipalidad de Santa Rosa venía de caer un punto en la distribución en relación al 2018, por lo que el año pasado recibió 40 millones de pesos menos. En aquel entonces, la gestión de Leandro Altolaguirre se quejó debido a que, según indicaron, los recursos propios habían aumentado un 30%. De todas maneras, desde Provincia aclararon que si bien es cierto, en el promedio de las 80 municipalidades estaba arriba del 40%. Al quedar «debajo del promedio», se le disminuyó la cantidad de recursos.

Sin embargo, para este año la capital pampeana, ahora gestionada por Luciano di Nápoli (Frejupa), obtuvo un incremento en el índice de 0,62 puntos, debido a que pasó de 24,65 a 25,27 puntos, según precisa el decreto que se publicó el 28 de febrero. Según explicaron fuentes de la comuna, lo que recibirá Santa Rosa depende de la masa coparticipable provincial. De todos modos, estimaron que se trataría de alrededor de 24 millones de pesos.

Pico y Toay.

En el caso de la Municipalidad de General Pico, a cargo de la intendenta Fernanda Alonso (Frejupa), también se registró un leve incrementó. Según se informó en el decreto, para el corriente año el índice de Coparticipación correspondiente para la localidad es de 15,14, cuando en 2019 había sido de 14,89, lo que representa una suba de 0,3 puntos.

Por otro lado, para la localidad de Toay sufrió una merma y disminuyó 0,5 su coparticipación al pasar de 3,04 puntos en 2019 a 2,99 para este año.

Una de las comunas que no sufrió cambios en el índice de coparticipación es General Acha. En la ciudad gobernada por Abel Sabarots, ahora de licencia por una enfermedad, el índice para este año es de 2,79, similar al del año pasado.

Una nueva ley.

La ley por la que se define el índice de Coparticipación fue muy cuestionada por varios intendentes. Durante el último gobierno de Carlos Verna hubo un fuerte debate entre municipios grandes, como Santa Rosa y General Pico, y comunas pequeñas y comisiones de fomento porque las primeras acusaban a las últimas de incluir en su recaudación lo facturado en actividades, como la venta de combustibles. Es que en pueblos pequeños, donde no había estaciones de servicio, los municipios debieron abrirlas.

La recaudación es uno de los ítems a través de los cuales se define qué porcentaje de coparticipación corresponde a cada municipio. Por ese motivo, desde Santa Rosa se reclamaba que la facturación de este tipo de actividades especiales no se computara como «recaudación» y que ese ítem se refiriera únicamente a los ingresos por tasas y servicios.

Ante esto, una de las primeras medidas de Ziliotto fue enviar un proyecto de ley a la Cámara de Diputados para que sea tratado en sesión extraordinaria.

Según destacaron desde el Ejecutivo, el proyecto presentado apunta a objetivos concretos: suavizar la volatibilidad de los índices de la coparticipación, estructurar la incidencia de los recursos propios tributarios y no tributarios, uniformar la información y afianzar la fiabilidad de la información.

Anuncios