Es la obra para llevar de 150 a 300 MVA la capacidad de la Estación Transformadora que abastece de energía al territorio pampeano. A días del inicio del verano, está trabajando al límite de su capacidad.

JUAN JOSE REYES

La interconexión en 132 kV desde la Estación Transformadora (ET) Charlone, en la provincia de Buenos Aires, a la nueva Estación Transformadora de General Pico y la ampliación de la ET de Realicó iba a permitir un anillo energético blindándonos de cortes estivales. El ajuste ordenado por el FMI frenó la obra. Pero lo más preocupante es que el gobierno macrista ni siquiera finalizó la repotenciación de la ET de Macachín para pasar de 150 a 300 MVA de potencia, es decir duplicar la potencia instalada en la subestación de rebaje.

Esa ET hoy está operando al límite de su capacidad operativa y cualquier falla como el gigantesco apagón del día del padre de 2018 que dejó a oscuras al país, también podría afectar a la Estación Transformadora de General Acha que se une con la Santa Rosa Sur.

Hace seis meses, el despedido ex titular del APE Gonzalo Marcos, explicó en la Legislatura provincial un acta acuerdo a firmarse con la Secretaría de Coordinación de Políticas Energéticas de Nación para la interconexión con Buenos Aires y construir una nueva estación transformadora en General Pico.

Aquella vez los diputados pampeanos emitieron un dictamen aconsejando su aprobación en forma unánime con la Secretaría y las distribuidoras de Energía Eléctrica de La Pampa, Córdoba y Santa Fe, junto a la Empresa de Transporte de Energía Eléctrica por Distribución Troncal-Transba SA, eso sí, bajo el sistema de PPP (Participación Pública Privada), que ya fue cuasi desmantelado. Pero el otro gran riesgo es la aún no finalizada aumento de potencia de la estación de rebaje de la ET de Macachín.

Diputados engañados.

En principio el Acta Acuerdo iba a permitir la interconexión en 132 kV desde la Estación Transformadora Charlone (Buenos Aires) a la nueva Estación Transformadora de Pico, por un lado y, por otro, a la ampliación de la Estación Transformadora de Realicó. Era clave para la provincia ya que ello nos hubiese permitido tener disponibilidad de potencia en el norte y una mejora del perfil de tensión, gracias a la disminución de pérdidas. La necesidad de la obra está dada en que la que está aquí es muy pequeña y está ubicada en pleno casco del centro urbano piquense.

Al parecer la Estación iba concretarse, junto a dos transformadores, en un nuevo terreno, pero nadie sabe nada al respecto y en qué quedó todo. Una de las primeras acciones de Gustavo Lopetegui (asumió en enero como secretario de Energía en reemplazo de Iguacel) con el llamado licitación el 7 de marzo puso como fecha inicial de apertura de ofertas el 27 de mayo. El 9 de abril hubo una audiencia pública y el 2 de mayo prorrogaron la fecha de apertura al 5 de octubre y se frenó la posible adjudicación a empresas chinas en UTE con argentinas. No se sabe a la fecha para cuándo se hará la obra, si es que se hace, ya que conjuntamente con la no finalizada aún ampliación de la ET de Macachín deja el sistema energético pampeano en extrema fragilidad ante eventos de temperaturas por sobre la media nacional, como se espera para los próximos años.

ET de Macachín sin final aún.

La orden impartida por la Secretaría de Energía a la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión (Transener y Transba), líderes del servicio público de transporte de energía eléctrica del país, para retrasar la obra de la ampliación de la ET de Macachín no era cuento.

Transener fue señalada como culpable del impresionante corte a nivel país (La Torre 412) solucionado por un bypass energético. El 51% de la compañía es propiedad de Pampa Energía del empresario Marcelo Mindlin -íntimo amigo de Macri- y del Estado nacional en partes iguales. La obra civil de la ET Macachín también sigue a medias aún después de tres años de haberse iniciado. La parte electromecánica no se inició como tampoco así la cisterna y depresión de la napa. La base del transformador y la batea están al 85%; los muros para llamas en 98%. Por otro lado las cámaras y cañeros en la playa de 132kV al 90% y en 500kV al 40%. Los canales de cables de 38 metros en playa de 500 kV al 75%, la base de campo de 500 kV y la Malla de Puesta a Tierra al 60%. Sólo se finalizó la base de campo de 132 kV.

Lo paradójico es que en 2017, las protecciones (provistas por ABB) y varios interruptores, seccionadores y transformadores de medida (provistos por Grid Solutions) ya habían sido pagados.

En definitiva la obra inconclusa deja desprovista de protección a La Pampa, algo increíble, pues solo consistía en el recambio del transformador de potencia instalado allí, con una potencia de 150 MVA para llevarlo a 300. Sucede que por Macachín pasa buena parte del consumo energético pampeano pero es insuficiente para abastecer los picos de potencia en la temporada estival por altos consumos domiciliarios y comerciales. La ejecución de la obra civil, montaje electromecánico, provisión de material complementario y puesta servicio de la ampliación de la Estación Transformadora 500/132/33kV era costosa. A valores de 2016 se la adjudicó en 25 millones de pesos (hoy 59 millones) y más U$S 1,8 millones (otros $70 millones). Fue adjudicada a la UTE Lubridiser-Kioshi entre 8 participantes y sigue preocupando a la APE y todas las cooperativas eléctricas pampeanas.

Anuncios