Un observador del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH) fue baleado durante una nueva protesta en el país trasandino, que sigue convulsionado debido a una rebelión social que lleva ya más de 10 días de duración en contra de las políticas del Gobierno.

El INDH se encuentra investigando y denunciando las agresiones y faltas a los DD.HH. durante las movilizaciones callejeras en Chile, donde el presidente Sebastián Piñera renovó su Gabinete, pero no logra calmar los ánimos de la población.

El mismo instituto informó en redes sociales sobre el violento episodio en el cual el observador y funcionario Jorge Ortiz Silva fue baleado mientras se encontraba trabajando: recibió siete disparos por parte de carabineros. «Observador del INDH se encuentra herido por siete balines disparados contra su cuerpo, es trasladado de urgencia a un centro asistencial desde la Alameda», detalló el organismo, que ya denunció 120 violaciones a los DD.HH. en el vecino país durante las recientes protestas.

Después de que Piñera renovara su Gabinete en las últimas horas al cabo de 10 días de protestas callejeras, una nueva movilización de llevó adelante con destino al Palacio de la Moneda, sede de la Presidencia nacional en Chile. En ese contexto, se produjeron nuevos incidentes y Ortiz Silva resultó baleado durante los disturbios.

El veedor resultó herido en cercanías de la Plaza Italia, sobre La Alameda, la arteria que conduce a la sede del Gobierno: fue retirado del lugar por colegas y trasladado a un centro asistencial para recibir curaciones. En este sentido, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, informó que los eventos graves registrados en el país en las últimas 24 horas ascienden a 89, en comparación con los 21 informados a lo largo de la jornada anterior.

Ubilla informó, además, que carabineros detuvo a 797 personas este lunes y que de todas los aprehendidos desde el comienzo de las manifestaciones el viernes 18 de octubre, 389 personas ya se encuentran en prisión preventiva, lo que significa que existen pruebas suficientes para privarlos de la libertad mientras son investigados judicialmente.

El funcionario también remarcó que el Estado ha presentado 389 querellas bajo la ley de Seguridad por incendios asociados a estaciones del subterráneo de Santiago, con 998 imputados en estas denuncias, a diferencia de días atrás que las querellas eran contra aquellos que resultaran responsables.

Las calles céntricas de la capital, trabajadores y voluntarios limpian calles y veredas, aunque los peatones circulan con pañuelos en las vías respiratorias, ya que los químicos de los gases lacrimógenos todavía se pueden respirar en el aire, según reportes periodísticos locales. «Estamos muy golpeados, este nivel de violencia no lo habíamos visto nunca y además afecta a la gente más vulnerable», declaró el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, a radio Cooperativa. (NA)

Anuncios