El ex mandatario Evo Morales confirmó que el gobierno mexicano se dirigía anoche a territorio boliviano para recogerlo y trasladarlo a territorio azteca.

«Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía», escribió.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) Marcelo Ebrard, informó a través de Twitter que Morales ya se encuentra al interior del avión provisto por gobernación para su trasladado, garantizando su seguridad.

Horas antes, fuentes militares peruanas habían informado que un avión de la Fuerza Aérea mexicana llegó el lunes a Lima, desde donde se dirigiría a Bolivia a buscar a Evo Morales, a quien México concedió asilo.

En un tuit, el Secretario de Relaciones Exteriores de México Marcelo Ebrard informó que Morales ya se encontraba a resguardo en el avión que lo llevará a México.

Asilo.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, había anunciado en conferencia de prensa que el ex presidente de Bolivia Evo Morales solicitó asilo político en ese país y le fue concedido. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se suma así a las mejores tradiciones de su país en materia de lugar de refugio para los perseguidos políticos del resto de América latina.

«Les informo que hace unos momentos recibí una llamada del presidente Evo Morales mediante la cual ha respondido a nuestra invitación y solicitó verbalmente y formalmente el asilo en nuestro país».

Ebrard explicó que el asilo le fue concedido «por razones humanitarias y ante el peligro que corre su vida».

El canciller mexicano ya se había pronunciado sobre la situación institucional en Bolivia y había sido tajante al señalar que lo ocurrido en Bolivia había sido un golpe de Estado. También informó que México recibió más de 20 solicitudes de asilo político.

«El ejército de Bolivia pidió la renuncia del presidente y el presidente Evo Morales resolvió presentar su renuncia para evitar una guerra civil, por consiguiente es un golpe porque el ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional», afirmó Ebrard.

México fue el primer país en ofrecer asilo político a Morales, quien se vio obligado a renunciar el domingo, forzado por las presiones de las Fuerzas Armadas y agentes de seguridad, en medio de los violentos ataques a funcionarios y simpatizantes de su gobierno.

Saqueo en casa de Evo.

Consumado el golpe de estado en Bolivia, opositores bolivianos saquearon la casa del mandatario y subieron imágenes a las redes. Antes, los violentos ya habían agredido a otros intendentes, gobernadores y ministros del Movimiento Al Socialismo (MAS).

La casa de Evo Morales en Cochabamba quedó completamente destruida. Vidrios rotos, muebles y objetos desparramados por el piso, pintadas en las paredes. «El excelentísimo tenía un gimnasio, que asco realmente», se escucha decir a uno de los jóvenes que recorre la casa saqueada del presidente.

En las paredes se podían leer pintadas de «hijo de p…» y «asesino». El ataque ocurrió minutos después de que Evo Morales comunicara su decisión de renunciar para garantizar la paz en su país.

«Los golpistas que asaltaron mi casa y la de mi hermana, incendiaron domicilios, amenazaron de muerte a ministros y sus hijos y vejaron a una alcaldesa, ahora mienten y tratan de culparnos del caos y la violencia que ellos han provocado. Bolivia y el mundo son testigos del golpe», escribió esta mañana el presidente depuesto en su cuenta de Twitter.

La primera en denunciar el ataque fue la ministra de Salud, Gabriela Montaño. «Denuncio a Bolivia y el mundo que la oposición hizo saquear la casa de Evo Morales. ¿Qué quieren? Basta de violencia», escribió.

Montaño también fue víctima de los ataques de los opositores violentos. En esa oportunidad, fue la propia Montaño la compartió en las redes como había quedado su casa después de ser saqueada. «Esa es la ‘no violencia’ del señor Carlos Mesa, del señor Camacho, del señor Albarracín. Eso es acoso, violencia política», acusó.

El saqueo a la casa del presidente depuesto incluyó una hoguera donde se quemó un cuadro con la imagen de Evo Morales. (Pagina12.com / Infobae.com)

Donald Trump celebró la renuncia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, sin hacer una sola mención al golpe de Estado. El mandatario afirmó que su decisión «preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces». Trump se refirió a la situación a través de un comunicado compartido por la Casa Blanca, en el que «aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad». Mientras tanto, las congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar condenaron el golpe y convocaron a elecciones libres y justas.

«La renuncia de ayer (domingo) del presidente de Bolivia, Evo Morales, es un momento significante para la democracia en el hemisferio occidental». De esa forma arranca el comunicado compartido por la Casa Blanca. «Estados Unidos aplaude al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no sólo a una persona, sino a la constitución boliviana», agrega más tarde.

«Después de casi 14 años y su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces», dijo Trump, y al final del texto dejó un mensaje para otros países de la región que mantienen una fuerte rivalidad con Estados Unidos: Venezuela y Nicaragua.

«Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán. Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental completamente democrático, próspero y libre», apuntó.

En el otro extremo, las congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar no dudaron en calificar de golpe de Estado a la situación que atraviesa Bolivia. «Lo que está pasando en Bolivia en este momento no es democracia, es un golpe de Estado», escribió Ocasio-Cortez en su cuenta de Twitter.

Según la legisladora por Nueva York, que compartió sus mensajes sobre Bolivia en inglés y en español, el pueblo boliviano «se merece elecciones libres y justas, y no ser sujeto a tomas de poder violentas».

«Debemos oponernos inequívocamente a la violencia política en Bolivia. Los bolivianos merecen elecciones libres y justas», agregó Omar, diputada de Minnesota y la primera musulmana en ocupar un lugar en la Cámara de Representantes. Junto a Ocasio-Cortez, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib componen un cuarteto de legisladoras progresistas conocidas como The Squad (El Escuadrón), a las que Trump suele atacar con comentarios misóginos y racistas. (Pagina12.com)

Fernández.

El presidente electo Alberto Fernández insistió en que en Bolivia se consumó un «golpe de Estado», y expresó su «gratitud eterna» hacia el jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por ofrecerle asilo político a Evo Morales.

«Hay un golpe de Estado, para que nadie se confunda, para que hablemos claro y sin mentiras. Y para que después cada uno se haga cargo de lo que dice», enfatizó el ex jefe de Gabinete, que participó de la presentación de un libro en el Centro Cultural de la Cooperación.

Fernández aseguró que América Latina vive «un día aciago» porque «en Bolivia se interrumpió la democracia» y dijo que desconoce cómo terminará la «crisis social» en el vecino país. «Las cosas se hicieron de tal modo que generaron una crisis social y un enfrentamiento tan grande que uno no sabe dónde termina», alertó.

El presidente electo expresó que tiene una «gratitud eterna» para con el jefe de Estado mexicano, Andrés López Obrador, por facilitarle asilo a Evo Morales, y también destacó la asistencia ofrecida por los presidentes de Perú, Martín Vizcarra, y de Paraguay, Abdo Benítez, por «haber ido en socorro del agredido», en referencia al saliente mandatario boliviano.

Con ellos tres, Fernández se comunicó telefónicamente en la noche del domingo para gestionar ayuda política, horas después de la renuncia del mandatario boliviano. Al mandatario peruano le reconoció haber habilitado el espacio aéreo de su país para que un avión mexicano pudiera acercarse para recoger a Morales y a miembros de su grupo político, mientras que a Benítez le agradeció por ofrecer asilo, opción que finalmente no fue utilizada, ya que la alternativa que prevaleció fue la de México.

Además de comunicarse con los presidentes latinoamericanos, Fernández tomó contacto telefónico con el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, quien presentó su dimisión junto a la de Morales a raíz del ultimátum de las Fuerzas Armadas bolivianas.En el marco de la charla en torno al libro «Política y elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales», que presentó junto a las dos autoras, Gisela Brito y Ava Gómez Daza, Fernández trazó una equivalencia entre el progresismo y el peronismo.

«Los peronistas somos algo así como progresistas desvergonzados. Decimos lo que creemos. Nos plantamos, nos abrazamos con lo que nadie quiere que se abracen. El progresismo en otras latitudes de América Latina tiene más cuidados, más prevenciones. Seguramente porque ninguno tuvo un movimiento de las características del peronismo», analizó.

Macri.

Un día después de que Evo Morales fuera presionado por el Ejército y las fuerzas de seguridad a renunciar a la Presidencia de Bolivia , el presidente saliente Mauricio Macri se pronunció escueta y velozmente sobre lo que ocurrió en ese país: «Todos estamos preocupados.»

La declaración pública del mandatario fue hecha al pasar mientras transitaba los pasillos de la Casa Rosada, y fue la primera declaración después del comunicado de ayer de la Cancillería, en el que definió que en Bolivia se abrió un «período de transición que se ha abierto por las vías institucionales».

Divididos.

La UCR salió a despegarse de la decisión del presidente Mauricio Macri y su canciller Jorge Faurie de describir lo ocurrido en el país vecino como un «periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales». A diferencia de sus aliados del PRO, la UCR buscó condenar, aunque con distinto tono, la renuncia de Evo Morales a partir del amotinamiento policial y la complicidad del Ejército.

El Comité Nacional de la UCR, cuyo presidente es el gobernador Alfredo Cornejo, emitió un comunicado en el que describe «una sucesión de hechos preocupantes» y un «clima de agitación» para luego rechazar, en orden, las irregularidades electorales y el golpe posterior: «¡No a las trampas! ¡No a las injerencias externas! ¡No al Golpe de Estado!», sostiene el comunicado, que convoca a resolver el conflicto en las urnas.

El vicepresidente segundo del Comité Nacional, Federico Storani, fue un poco más allá de lo expresado en el comunicado y consideró que «la postura del PRO ante el golpe en Bolivia nos tiene que llevar a replantearnos la alianza con la UCR».

«El comunicado del Gobierno sobre Bolivia fue excesivamente lavado y sin compromiso ante lo que es un golpe de Estado», manifestó Storani, en diálogo con Futurock, y apuntó nuevamente por las diferencias en la alianza: «El gobierno otra vez no nos consultó antes de emitir el comunicado».

Por su parte, los radicales y presidentes de los interbloques de Cambiemos en Diputados y el Senado, Mario Negri y Luis Naidenoff, respectivamente, salieron a condenar la «intervención militar» y pidieron nuevas elecciones, apoyándose en el comunicado del domingo por la mañana de la OEA, en el que no se deconocía la victoria de Morales, pero señalaba algunas irregularidades y solicitaba repetir las elecciones. (Pagina12.com / Ambito.com)

Masiva marcha en apoyo a Evo.

Las avenidas que rodean al Obelisco dejaron de ser un caos de tránsito para convertirse, al menos por unas horas, en una marea humana que coincidió en un grito colectivo: «No al golpe en Bolivia».

Desde el mediodía, miles de manifestantes comenzaron a marchar desde el céntrico monumento, recorriendo Avenida Corrientes hasta llegar a la Embajada de Bolivia en Buenos Aires. La convocatoria reunió a agrupaciones políticas, sindicatos, federaciones educativas y movimientos sociales. Entre ellos, Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie, Movimiento Evita, La Cámpora, Frente Patria Grande, Nuevo Encuentro, La Poderosa, Ctera y Conadu.

Ninguno de esos espacios dudó en condenar la grave situación institucional que atraviesa Bolivia y se ofrecieron a brindar todo el apoyo posible. El acto también contó con una importante concurrencia de la comunidad boliviana en Argentina.

A metros del Obelisco, la dirigenta del MST Vilma Ripoll remarcó el «repudio al golpe hecho por las grandes patronales, las corporaciones y las fuerzas armadas, y avalado por políticos como Mauricio Macri que hasta ahora no declaró nada».

Más allá de la condena, Ripoll agregó que Evo Morales «tenía tareas pendientes como la depuración de las fuerzas armadas, e intervenir sobre las grandes empresas que hacen de Bolivia un país extractivista que muere en eso», dijo en diálogo con Página/12.

Entre banderas y bailes típicos de Bolivia, y encabezando la columna del Frente Patria Grande, el diputado nacional electo por el Frente de Todos, Itaí Hagman, manifestó su pleno apoyo a la comunidad boliviana. «Estamos acá para repudiar lo que no tiene otro calificativo que un golpe de Estado. Estamos muy preocupados por la integridad física de Evo, también por la amenaza que vive la región. Tenemos que tener memoria e impedir que vuelvan los golpes de Estado en América Latina», expresó.

El colectivo de bolivianos residentes en Argentina tomó la forma de una asamblea abierta donde quien quisiera tomaba la palabra. «La mano negra de Estados Unidos está una vez más detrás de un golpe de Estado. No quieren que Bolivia sea un ejemplo para los países vecinos. Hay 42 empresas de litio funcionando que le van a poner el precio al litio de todo el mundo. Estados Unidos se quiere adueñar del futuro y la riqueza más grande de Bolivia», destacó uno de los militantes de Generación Evo Argentina. (Pagina12.com)

Anuncios