Desde ayer solamente se puede ingresar a la localidad de Victorica a través del acceso por la ruta 105. Como nunca antes había ocurrido, las autoridades comunales decidieron blindar el tránsito bloqueando el histórico ingreso por la ruta provincial 10 con varias camionadas de tierra.

La decisión del Intendente Hugo Kenny emula a la de tomaron sus pares de Lonquimay (Manuel Feito) y Catriló (Ricardo Delfino), horas antes.

La imagen de los montículos de tierra que muestra la página oficial del municipio victoriquense, que sin dudas será histórica, también impacta. Bajo el arco del acceso más importante lucen prolijamente descargadas varias camionadas de tierra que impiden totalmente el paso vehicular por el lugar.

El sábado la comuna había hecho un anticipo. «A partir del domingo 22 de marzo a las 12 horas el acceso por la ruta provincial 10 estará cerrado hasta el 31 de marzo», informaron.

En tanto que ayer, una vez concretado el operativo, lanzaron otro comunicado. «Ya está cerrado el acceso a Victorica por ruta 10. La Municipalidad de Victorica, como localidad de cabecera y en la figura del señor intendente municipal, informa a todos los habitantes de localidades vecinas que se mantendrán canales de comunicación con los intendentes para unificar criterios y evitar traslados innecesarios a nuestra localidad. Queda un solo acceso a la localidad por ruta 105 avenida Agustín Borthiry con control estricto», confirmaron.

Kenny ya había tomado medidas de «aislamiento social, preventivo y obligatorio», en consonancia con los decretos de Nación y Provincia en ese sentido. «No hay deportes, ni ejercicios al aire libre, todos deben permanecer en sus domicilios. Están permitidas las salidas por causas de primera necesidad o salud. Necesitamos la prevención y responsabilidad de todos», habían señalado oficialmente.

Ahora hubo un endurecimiento de aquellas decisiones preventivas. Las autoridades aseguran que con éste muro de tierra ofrecerán mejor poder de control a quienes lo ejercen, un grupo mixto conformado por policía, inspectores municipales y bomberos, sobre la entrada y salida de transportes y sus respectivas cargas. Y hay una decisión firme: «No entra nadie quien no pueda demostrar que vive en Victorica».

Rancúl, también.

Las autoridades comunales de Rancul decidieron ayer la construcción de barricadas de tierra en los caminos vecinales para evitar el ingreso a la localidad de las personas foráneas. El único ingreso al pueblo es por el acceso principal desde la ruta nacional 188 donde hay un control policial. En tanto, en Realicó los funcionarios municipales confirmaron que todavía no tomaron una medida similar, pero está en carpeta si los ciudadanos no cumplen con la cuarentena obligatoria por el coronavirus.

A partir de la jornada de ayer, todos los caminos vecinales que llegan al casco urbano de Rancul fueron clausurados con montículos de tierra. La medida fue dispuesta por las autoridades comunales.

“Ante la crítica situación que viven los pobladores por la pandemia del coronavirus, y la presencia de casos «sospechosos» en la provincia de San Luis, la comuna cerró los caminos secundarios.

El intendente local, Hernán Viano, dijo que tomaron la decisión para resguardar la salud de los vecinos. De esta manera Rancul se suma a otras localidades pampeanas como Lonquimay (fue la pionera en esta medida), Catriló y Victorica en bloquear los caminos secundarios para poder controlar el tránsito de personas y que se cumpla con la cuarentena obligatoria por coronavirus que dispuso el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Controles.

Por su parte, la Policía pampeana armó un control de “campaña” a la vera de la ruta nacional 35 y el camino que limita el límite de La Pampa con la provincia de Córdoba. Se montó un control con un grupo electrónico, móviles, efectivos policiales para evitar que los viajeros tomen este camino alternativo para llegar hasta el pueblo.

Cabe recordar que el Puesto Caminero está ubicado a alrededor de 500 metros del camino de tierra. Además continúan los controles en las calles. En las últimas los efectivos policiales demoraron tres personas por incumplir el Decreto Nacional.

Pioneros.

El sábado a la mañana, el intendente de Lonquimay dispuso el cierre de los accesos secundarios de la localidad debido a que el viernes muchos vecinos y visitantes al pueblo no cumplieron con la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno nacional para prevenir el coronavirus. Desde ese día solo se puede salir e ingresar al pueblo por dos acceso de la ruta nacional 5, el principal y uno de tierra que es para el tránsito pesado.

Horas más tarde, su par y vecino Ricardo Delfino también decidió bloquear los caminos alternativos y solo dejó habilitado tres accesos, dos de la ruta nacional 5 (uno de ellos, obligatorio para el tránsito pesado) y el restante de la ruta provincial 1.

Mientras que ayer se sumó Rancul a la medida de estas tres localidades (ver página 22). Solo se puede acceder al pueblo por la ruta nacional 188 donde hay un control policial.

Anuncios